Playa de las Teresitas

La Playa de las Teresitas, situada a unos siete kilómetros de Santa Cruz de Tenerife en las Islas Canarias, es una de las más visitadas de la isla por turistas y por los propios habitantes de la isla.

Playa de las Teresitas Santa Cruz de Tenerife

Arena blanca salpicada de palmeras y aguas tranquilas y cristalinas la convierten en una elección perfecta para pasar un día de playa en familia o con amigos.

Una playa que cuenta con todos los servicios que pueden exigirse a una playa turística: puestos de socorrismo de la Cruz Roja, duchas, vestuarios, taquillas lavapies, papeleras y contenedores de reciclaje, policía y 10 pasarelas garantizando el acceso a las personas con movilidad reducida.

El aparcamiento con más de 1000 plazas libres, plazas para motos y aparcabicis, parada de autobuses (guaguas) y taxis garantizan la movilidad y el acceso a esta playa.

Y una oferta gastronómica en los bares y restaurantes próximos harán que te chupes los dedos disfrutando de platos típicos de las islas como las papas arrugadas con mojo.

playa-de-las-teresitas
Vista entera de la Playa de las Teresitas

Actividades y deportes acuáticos

El rompeolas de esta playa aporta una tranquilidad a las aguas que la hacen ideal para la práctica de muchos y variados deportes y actividades acuáticas.

La natación es una auténtica pasada gracias a la ausencia de corrientes y grandes olas. Además, la temperatura media del agua (18 °C en invierno y superior a 22 °C en otros momentos del año) invita a la práctica del nado combinando los beneficios del deporte y del agua marina.

El snorkel en la Playa de las Teresitas (o esnórquel si queremos castellanizar el término) permiten disfrutar de un fondo de arena claro, despejado y bien iluminado donde conviven una gran variedad de especies como el sargo, la lisa, la salema, el guelde… También cabe la posibilidad de cruzarse con algún pulpo común, tortuga verde o angelotes.

El Paddle Surf (Stand Up Paddle o SUP) y el kayak son dos deportes acuáticos que puedes practicar en esta playa. Disfruta de las vistas desde fuera del agua y surca las aguas de un extremo a otro disfrutando de las vistas privilegiadas.

Puedes aprender o simplemente alquilar el material para remar en las escuelas existentes a lo largo de toda la playa.

Playa de las Teresitas historia

En los años setenta esta playa sufrió una transformación total hasta el estado actual. De ser una playa de roca y con fuerte oleaje a convertirse en una remanso de paz de arena blanca.

Pasaron 20 años desde los estudios iniciales en los años 50, hasta que por fin se iniciaron los trabajos para la construcción de esta playa artificial.

Con la construcción de un gran rompeolas y un escalón de corte dentro del mar, se frenó definitivamente el oleaje y las corrientes que arrastraban la arena hacia el fondo marino.

El siguiente paso fue cubrir las rocas volcánicas de un intenso color negro de la orilla con arena blanca traída desde el antiguo Sáhara español. ¡Calcula las toneladas de fina arena que hubo que transportar para cubrir los 1300 metros de longitud por 80 metros de ancho de esta playa!

Playa de las Teresitas: El Angelote, ¡Tiburón a la vista!

¡Que no cunda el pánico! Los Angelotes son una especie de tiburón prácticamente inofensivos para los humanos, esta especie ha elegido la playa de las Teresitas como lugar de cría.

Las “mamá tiburón” dejan a los alevines de esta especie resguardados en las aguas de esta playa donde se alimentan hasta adquirir un tamaño suficiente para no servir de alimento a otros depredadores de mayor tamaño.

Las crías de esta especie en peligro de extinción se posan sobre el fondo de arena y su reducido tamaño, de 10 a 20 centímetros, hace que sea difícil localizarlos a simple vista.

Una forma de evitar una “mini-dentellada”, cuando se defiendan al ser pisados por los bañistas, es entrar arrastrando los pies por la arena. De esta manera, al ser tocados puedan desplazarse sin sentirse atacados.

La mitad de las atenciones que se realizan en los puestos de socorro de esta playa se deben a mordiscos de Angelote. No es nada grave que se trata limpiando la zona y aplicando antiséptico.

El riesgo de pisarlos se incrementa a primera hora de la mañana los días de marea baja, así que conviene extremar las precauciones en esos momentos.

playa-de-las-teresitas
Vista Playa de las Teresitas

Playa de las Teresitas como llegar

Puedes llegar a la playa de las Teresitas en coche, en “guagua” (autobús), en bici o a pie, dependiendo de la distancia a la que te encuentres.

Acceso en coche

Llegar en coche a esta playa desde Santa Cruz (que es la ciudad grande más próxima) supone entre 15 y 20 minutos por la TF-11. Desde ella accede a la localidad de San Andrés, y finalmente por la TF-121 al parking de la playa.

Salvo en temporadas de máxima afluencia, el aparcamiento de la playa, que es gratuito, es suficientemente amplio para albergar a todos los visitantes de la playa. Es en los meses de julio y sobre todo agosto cuando la congestión del tráfico puede hacer que el acceso sea un poco más lento de lo habitual.

En autobús o “guagua”

El servicio de guaguas está gestionado por la empresa Titsa y hace posible llegar a la playa de las Teresitas de una forma más respetuosa para el medio ambiente. Con una frecuencia de salida de 10 a 15 minutos y un coste de 1,25€ por trayecto (0,75€ con un bono), la línea 910 te deja al principio de la playa y evitas problemas de aparcamiento.

En bici o patinete eléctrico

Estos medios de transporte alternativo cada vez están ganando más adeptos.

El carril bici que comienza en Santa Cruz frente al Auditorio Adán Martínez nos conduce por una ruta de 10 km, prácticamente llana y sin sombra, hasta el barrio de María Jiménez, donde se complica un poco llegar finalmente a la playa, sí, pero las vistas del mar merecen mucho la pena.

A pie

Son 7 kilómetros de distancia y sin posibilidad de guarecerse a la sombra en ninguna parte del trayecto, por lo que si al final es demasiado, siempre puedes terminar el desplazamiento en guagua.

Playa de las Teresitas Tiempo

Su proximidad al Trópico de Cáncer y una temperatura media de 21 °C la convierten en un paraíso para los amantes del “playeo” en cualquier época del año. Si resides en las islas afortunadas o si puedes permitirte un vuelo a Tenerife, sin lugar a dudas, las Teresitas son visita obligada.